Se encuentra usted aquí

Qué se entiende por concientización sobre el uso racional de antibióticos ?

Los antibióticos son un recurso sumamente valioso, de modo que es importante asesorarse adecuadamente antes de tomarlos. Mediante el uso responsable de antibióticos usted y su entorno no solo obtendrán el mejor tratamiento, sino que también contribuirán a reducir la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos.

Estimular las mejores prácticas entre el público en general, los trabajadores de la salud y los responsables de la formulación de políticas para evitar la aparición y propagación de resistencia a los antibióticos, es uno de los principales objetivos de los organismos nacionales e internacioanles dedicados a la salud pública.

Desde su descubrimiento, los antibióticos han servido como la piedra angular de la medicina moderna. Sin embargo, el persistente abuso y mal uso de antibióticos en la salud humana y animal han favorecido la aparición y propagación de la resistencia antimicrobiana, la cual ocurre cuando los microbios, como las bacterias, se vuelven resistentes a los medicamentos utilizados para tratarlas.

Qué perjuicios causan las resistencias?

En la actualidad hay bacterias que se han hecho resistentes a la mayoría de los antibióticos. Pueden provocar infecciones graves muy difíciles de tratar y que pueden originar secuelas o la muerte. Sobre todo en pacientes crónicos, inmunodeprimidos, debilitados o sometidos a cirugía.
Además, la necesidad de utilizar otros tipos de antibióticos o combinaciones de varios a la vez aumenta sus efectos secundarios.
Todo esto supone un enorme gasto sanitario. Muchas veces sin ni siquiera reportar un beneficio de salud a cambio. Los recursos que se malgastan así, no se pueden usar en necesidades sociales.

Qué significa el uso racional de los antibióticos?

Racional se refiere a lo relativo a la razón. Por tanto, un uso racional será aquel que obedece a motivos y que no se hace a la ligera.
Los antibióticos están indicados para tratar las enfermedades infecciosas causadas por bacterias. Para el resto de las enfermedades no tienen ninguna utilidad.
Además, cada caso requerirá un antibiótico y una pauta de administración determinada.

En definitiva sólo usar los antibióticos que prescriba el médico, según las pautas indicadas. No presionar al médico para dar antibiótico.